Deambulando por los animes de invierno 2019

¡Otra vez el invierno! Y si, sé que pasó hace un tiempo a esta altura, pero no quería dejar de comentar las temporadas anime de este año en el blog. La de invierno en particular acostumbra a ser mi favorita; quizá porque suele ser en la que cuento con el tiempo para ver más estrenos que en las demás, pues en el hemisferio sur nos asamos de calor en esos primeros meses del año, refugiándonos del sol sofocante bajo nuestros techos, listos para disfrutar de buenas series y películas. El año está comenzando, y muchos estamos ávidos de material nuevo, entusiasmados comentamos nuestros favoritos y anticipamos lo que vendrá.

Mi idea inicial era hacer un “regla de 3” como el año pasado, pero tuve un viaje de por medio que truncó esa posibilidad. Así que en su lugar, voy a recorrer títulos de mayor o menor repercusión, aprovechando que las series llegaron a su final o están cerca del mismo, para dejar conclusiones en vez de meras impresiones. No voy a entrar en detalles del argumento para que los rezagados – como suelo ser yo – puedan ver las que más les interesen en forma de maratón.

En líneas generales se ha sentido una temporada con un número limitado de estrenos destacados; sobre todo si pensamos en el invierno del 2018, en el que series que parecían tener propuestas simples y como mucho decentes nos terminaron encantando. Pero bueno, no es momento de comparar ni mirar atrás, así que pasemos a ver qué nos ofreció este primer trimestre del 2019. Aclaro que se me quedaron en el tintero Kaze Ga Tsuyoku Fuiteru o la segunda temporada de Mob Psycho 100 por que no pude seguir su continuidad, o títulos como Doukyonin wa Hiza, Tokidoki, Atama no Ue, más que nada debido a falta de tiempo y de interés.


Yakusoku no Neverland

 CloverWorks | Misterio, sci-fi, terror | 12 capítulos | Manga | ★★★1/2

Uno de los más esperados de la temporada, la adaptación del aclamado manga de la Shounen Jump nos trae una historia cuyo gancho no es tan desconocido para nosotros. Varios animes juegan con el contraste entre una estética inocente a modo de fachada que oculta (inicialmente) un fondo tétrico y amenazador. Más allá de las expectativas de los lectores del material original, el verdadero reto que enfrentaba a mis ojos Yakusoku no Neverland era construír una identidad que lo haga diferenciarse de otros shows de tono y gancho similar, y para lo poco que pudimos conocer de su mundo en doce capítulos siento que lo ha logrado.

En un principio, puede parecer que esta serie no arriega demasiado: los personajes tienen un carácter totalmente definido y reconocible desde el minuto uno, los primeros episodios se basan en una dinámica fija de estrategia, tensión y momento chungo y hay varios aspectos que la narrativa visual no deja de enfatizar, lo que le resta suspenso; sin embargo, la historia, plagada de misterios, peligros y sobre todo potencial, hizo que me quedara viendo. Es innegable el nivel de empatía que nos generan el trío de protagonistas y su orfanato de niños inocentes. Queremos verlos escapar, triunfar y conseguir una nueva vida sin miedo.

No obstante, por más que en Emma, Norman y Ray, con esa tríada tan llena de ternura, coraje y camaradería que forman, esté el corazón de la serie, para mí el verdadero protagonismo de esta primera temporada se lo robó la villana. Isabella es lo mejor de Yakusoku no Neverland. Tanto como personaje, con su historia y su mentalidad llena de complejidades y contradicciones, como en el rol de principal amenaza que se cierne sobre los niños de Grace Field House. Su presencia es esencial para este tramo inicial, donde las estrategias y las emociones convergen en un entretenido producto final.

Ueno-san wa Bukiyou

Lesprit | Comedia, romance, seinen | 15 minutos | Manga | ★1/2

El año pasado los animes cortos o de sketch superaron con creces las bajas expectativas que tenía, pues en general suelen ser series menores entre los estrenos. Con eso en mente, estaba muy predispuesta a ver qué proponía Ueno con sus inventos peculiares para el club de ciencias, y no pudo resultar más insípido.

La protagonista es irritante, con sus obsesiones extrañas para “conquistar” a Tanaka no saca ni una risita de mi. El resto del elenco van desde incómodo hasta aburrido, sin reacciones graciosas. Este anime pretende ser humor absurdo, pero fracasa porque no va más allá con la transgresión, o bien debido a que el diseño de personajes chibi no encaja demasiado con la premisa. Como notarán por mis palabras, llegar a los tres episodios fue un suplicio incluso con la poca duración de los mismos. Si te interesan este tipo de argumentos,  recomiendo probar con Karakai Jouzu no Takagi-san para una parejita escolar inocente, o Prison School que logra mejores gags.

Técnicamente no resulta desagradable, la paleta de color y el diseño de personajes es algo atractivo. Pero no compensa, Ueno-san wa Bukiyou no sorprende ni engancha. O al menos, no a mí.

Kaguya-sama wa Kokurasetai: Tensai-tachi no Renai Zunousen.

A-1 Pictures | Comedia, romance, escolar | 25 minutos | Manga | ★★★

Enamorarse, declararse y emparejarse.

Todos dicen que es maravilloso.

¡Pero es mentira! Los enamorados tienen sus posiciones. El explotado y el explotador. El sirviente y el amo. El vencedor y el perdedor.

Si quieres vivir de forma noble, no te conviertas en el perdedor.

¡El amor es una guerra! Pierde quien se enamora.

Kaguya-sama… ha sido el estreno que más me enganchó, en el sentido de que era el único que seguí religiosamente semana a semana. La premisa nos sitúa en un ambiente más que familiar: un colegio de élite, de esos donde todos los alumnos provienen de familias pudientes o son eminencias académicas. En un lugar como éste, la imagen es lo primordial y – como es de esperar – la mayoría de las veces engaña.

Nuestros protagonistas son los cabecillas del consejo estudiantil, la crème de la crème, por lo que deben estar a la altura de su reputación. Para ellos esas escenas tan propias del romance escolar suponen una vergüenza, una debilidad a evitar. Así que el orgullo descomunal de Kaguya y Miyuki los llevará a una batalla de egos de grandes proporciones  para lograr que el otro se confiese primero. Los episodios se componen de pequeñas historias, y en cada una se enfrentarán con estrategias enrevesadas para hacer caer al otro. Un Death Note trasladado a la comedia romántica, para resumir ¿Qué puede salir mal con una premisa así?

A pesar de ser la fórmula repetida durante toda la serie, la dirección épica y exagerada, sumado a unos secundarios que aportan frescura y muchas risas al dúo de protagonistas logran que no canse o aburre durante los doce episodios. No obstante, dista mucho de ser una serie redonda. Cuando intenta introducir aspectos dramáticos tiene resultados irregulares, sobre todo en los últimos episodios, donde parece metido con calzador. El cierre que procuran darle me dejó algo insatisfecha, pero no me impide recomendarla.


Y esas fueron las escasas series a las que les eché un vistazo el pasado invierno. Disfruté con ellas, aunque no hubo una que me tuviera fascinada de principio a fin. Comencé también Dororo, el remake del clásico que adapta la obra de Osamu Tezuka, que será comentado en la próxima temporada, una vez esté completo.  Hasta entonces, ¡a ver anime se ha dicho!

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s