¿Qué sucede con los animes de temporada?

Como aniblogger, una de las mayores frustraciones que he tenido a lo largo de este 2018 ha sido la incapacidad de mantenerme al día con los animes de temporada. A excepción del invierno, los meses del año pasan sin que logre decidirme a ver algún estreno. Quizá uno o dos por temporada pasen por mi radar y logren llegar a la pantalla más próxima que tenga, pero confieso que me cuesta bastante estar al pendiente. Es un asunto personal evidentemente, pues en todo espacio donde la otaquería se reúna es un tema recurrente: redes sociales, eventos, grupos de amigos y la misma pregunta una y otra vez, ¿qué estás viendo esta temporada?

Mi visionado de HunterxHunter (2011) y el reto anual de animes me va a tener ocupada este último mes, por lo que dudo que logre llegar a hacer un balance sobre este año en lo que animación japonesa respecta. En gran medida me propuse cumplir el reto y ver todas las películas de Ghibli porque me interesa más ver producciones aclamadas de gran calidad (algunas incluso son obras maestras imprescindibles para cualquier experto) que jugar a la búsqueda del tesoro cada tres meses.

Es una cuestión que se presenta seguido entre los fans de este medio ¿Son ineludibles los animes de temporada? ¿Han echado a perder la industria? Quiero alejarme de preguntas tremendistas, teniendo en cuenta el lugar de los blogs (nuestro punto de vista, básicamente). Claramente, como todo hobby, su disfrute es tremendamente subjetivo. Así que incorporaré visiones diferentes. Como yo misma no soy una asidua de las temporadas, citaré entradas de otros blog cuyas miradas son interesantes; además de incluír planteos realizador por youtubers, que son en este momento más masivos que los blogueros. Sin perder, por supuesto, mi punto de vista (que sigue siendo mi blog por algo).

Diseño sin título


Internet: la watchlist interminable

Por si eres un otaku recién llegado a esta afición (bienvenido por cierto), vamos a contextualizar un poco. Hace años, antes del anime ilegal online y los foros sobre Naruto, la única manera de disfrutar de una serie o película animada de Japón era necesario que los títulos pasen por numerosos filtros. Como no, primero tenía que emitirse en Japón. Luego era necesario que una compañía (generalmente de Estados Unidos o Europa) consiguiera la licencia tiempo después para poder transmitirla y finalmente ponerla en venta en VHS o DVD. Los shows que llegaban a las pantallas en este lado del mundo debían ser éxitos rotundos que dieran rentabilidad. Así que lo más probable era que los niños accedieran a varias obras a través de programación infantil (Pokemon, Sailor Moon, Sakura Card Captor), los mayores tuvieran canales que pasaran joyas de culto como Adult Swim o Locomotion (Cowboy Bebop, Neon Genesis Evangelion) o incluso estaban los directivos de televisión que entendían que “esos dibujitos chinos” eran únicamente para un público juvenil y hacían llegar a los niños series cargadas de ecchi (Dragon Ball). En resumen, tenías que consumir lo que terceros te ponían a disposición o vivir rebuscando en videoclubs.

d5e7dce556c483f359525feff763385df0402144_hq

Obviamente, internet fue es un factor de transformación. Ahora incluso siendo un niño puedes elegir qué ver con las plataformas de streaming, si esa serie de los noventa que tu primo de treinta años tanto de muestra o Yo-kai Watch. Desde hace unos años vivimos de manera más similar a los otakus japoneses que nunca: podemos ver capítulos nuevos con horas de diferencia. Con una búsqueda rápida podemos disfrutar de cualquier serie o película anime que queramos. La variedad es abrumadora así como la indecisión, ¿qué ver primero? ¿cuál vale la pena? La respuesta puede residir en tus propios gustos, o – lo más probable – en el mismo internet. Las redes sociales se colman de comentarios, recomendaciones, memes, shipeos. Se nota cuando arranca una nueva temporada de estrenos y, antes de que la misma termine, ya estamos pendientes de lo que vendrá. Así que es probable que optemos por unirnos a la movida y no quedar al margen de toda la ola de hype (concepto que no es nuevo, pero que cobra una importante vigencia con todo lo que estoy describiendo). Listo, sabemos qué vamos a ver, ¿y ahora qué?

¿Ver o no ver? ¿Escribir o no escribir? Esa(s) es (son) la(s) cuestión(es)

Así como el hype, la comunidad otaku ha generado una nomenclatura en lo que a las temporadas se refiere. “Creo que la voy a droppear“, “yo aplico la regla de los tres episodios, así decido cuáles sigo”; nuevas formas de ver anime surgen como experiencia social. Aquí es donde entran los blogs, YouTube, AnimeAmino y todo el etcétera que quieran. Al igual que los cómics, parece que el anime ya se ha instalado por completo en la cultura popular, pero su masividad no se ve plasmada en la crítica “oficial” de los medios de comunicación. La misma ha incorporado la mención a películas de animación nipona gracias a su llegada a los cines (sobre para la temporada de premios occidentales si reciben nominaciones), el caso de las series es más variable. Siempre ha sido la gente aficionada la que ha diseñado espacios alrededor del manganime. Revistas, eventos, foros, blogs, videos de fans para fans, que generan una cercanía mayor.

Los blogueros sabemos que nuestras opiniones de los estrenos de temporada son leídas, quizá las entradas más gustadas por los lectores. Por ello, sentimos la necesidad/obligación/ganas – llamenlo de la forma que sea – de comentar de manera más rigurosa éstos, recomendando nuevas promesas con entusiasmo y desilusionándonos con otras. Como lectora, es agradable sentir que comparto el visionado con más personas (ni que decir de la opinión sobre las favoritas) y siempre intento leer las impresiones que puedo encontrar cuando ando desorientada. Esto lo expresa muy bien Wanda en su blog:

“No sabía que los japoneses lanzaban al mercado cada estación del año nuevos proyectos. Lo supe cuando entre al mundo de los bloggers, cuando empecé a seguir a algunas que otras personas y a leer sus impresiones semanales sobre los animes de temporada. La verdad, fue un mundo nuevo que descubrir. Es divertido poder saber qué opina otra gente amante del anime sobre las series que tu también estás viendo y que tal vez pensó o se dio cuenta de las mismas cosas que tú, después de todo, no creo ser la única que no encontraba en su entorno cercano gente que hiciese lo mismo y con quien poder tener conversaciones extensas del tema. (…) No creo que sea un secreto que mientras más series veas puedes atraer a un número mayor de lectores”.

También Pauutopía, en respuesta a un tweet, me ha dicho algo similar:

Trayendo otro punto de vista, es cierto (esto desde un plano personal) que genera pereza o frustración escribir impresiones cada mes o semana sobre las nuevas series. No sólo porque esa agenda impide ponerse con las propias listas de pendientes que cada vez son más extensas, sino porque uno puede sentir que es fácil perder la originalidad con este formato. Con tantos puntos de vista circulando, se complica decir algo al respecto que no haya sido dicho antes. A eso, se suma el aporte de Sho-Shikibu:

Cabe aclarar que, así como es una solución para el espectador indeciso, cuando no viene una idea para publicar algo nuevo los comentarios de la temporada de turno vienen de maravilla. Todo hay que decirlo.

Pasan las estaciones, pasan los estrenos, ¿y los clásicos?

Otra cuestión que se menciona seguido es el lugar que ocupan las obras consagradas en las pantallas, ¿realmente se ven perjudicadas ante la novedad de los simulcast? Personalmente, opino lo mismo que afirma Arkada (del canal de YouTube Glass Reflection) en este vídeo. El problema no es que los clásicos pierdan su lugar como tal, pues siempre estarán ahí para el que quiera echarles un ojo. La pregunta es si los nuevos animes que salgan pueden adquirir la esa condición con el paso del tiempo. Esa preocupación proviene del bajón de popularidad de series como Shingeki No Kyojin o destacadas de años anteriores que no tienen más temporadas y que ahora se quedan en tierra de nadie ¿Alguien recuerda a Re:Zero? No hay tiempo, porque toca recibir la próxima estación y seguir el ciclo.

1482621435-czdttqgxgaety7k

Es sin duda un tema interesante. Yo me tengo perdido los animes más aplaudidos de los últimos años para ponerme al día con las temporadas varias veces, arrepintiéndome en el proceso. En el blog Dimensión Dandy hay toda una entrada sobre la escasa aparición de estrenos destacables en medio de un océano de clones mediocres que les recomiendo leer.

Por supuesto es una situación que genera modificaciones en la manera de producir anime. Arkada menciona a Boku no Hero Academia y Sword Art Online como dos casos de franquicias que no pierden atención estrenando arcos nuevos con poco tiempo entre uno y otro, manteniendo el interés de la audiencia. David por su parte destaca títulos de la talla de Ping Pong: The Animation, que demuestran que aún hay momentos de auténtica originalidad y personalidad en medio de la estandarización reinante.


giphy-1

Me disculpo si la lectura de esta entrada fue densa. Espero que se entienda que sencillamente quise explorar una temática a la que le venía dando vueltas. No he tocado asuntos que también aparecen con frecuencia al hablar de las temporadas tal como la distribución del tiempo, teniendo en cuenta que es un hobby. A su vez he optado por no profundizar demasiado para no entrar en cuestiones de mercado que no interesan a una simple bloguera. Por internet hay mucha información al respecto si tienen curiosidad.

Ustedes, ¿qué opinan al respecto? ¿Qué lugar ocupan los animes de temporada en su día a día? La sección de comentarios está abierta a cualquier perspectiva.

Anuncios

3 comentarios en “¿Qué sucede con los animes de temporada?

  1. Hola Fae, me ha parecido un post muy interesante, reflexivo y para nada denso. Creo que en todos los espacios (cine, literatura, música, etc) , no sólo en el anime hay mucho de “usar y tirar”. Y con toda la información y sobreinformación que se tiene es muy fácil caer en la incertidumbre y terminar con listas de pendientes infinitas.
    Por eso prefiero filtrar muchas cosas y decido en base a lo que quiero leer/ver en ese momento particular en el que estoy: a veces es terror, otras fantasía y así. Lo que me pida el cuerpo.
    Mi blog no está enfocado al manganime pero incluso en mis entradas decido escribir sobre cosas de las que nadie (o casi nadie) está hablando/escribiendo para darlas un poco a conocer y claro porque me gustaron. Considero que dar la enésima opinión sobre X libro o película realmente no aporta nada (siento que me estoy repitiendo), en vez de eso prefiero volver a dejar un comentario en el blog donde leí la recomendación comentando mis impresiones.
    Con el anime hago igual, veo lo que me interesa y cuando tengo ganas. A veces estoy mucho tiempo sin ver anime y luego retomo y hago maratones pero siempre teniendo en cuenta mis deseos personales. Este año vi animes como “Escaflowne” (revisionado) y “Guin Saga”. Por lo que puedo asegurarte que los anime de temporada no ocupan ningún espacio en mi día a día.
    En resumen: considero que en vez de escribir/ver/leer sobre algo que es “el tema del momento” es mejor escribir sobre algo que estas realmente disfrutando y que no obedece a ninguna lista impuesta. Al fin y al cabo los blogs son nuestro medio de expresión y un pasatiempo en la mayoría de los casos. Asique ¿para que torturarse? Saludos y perdón por el tocho ¡felices fiestas! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Buenas Coremi!
    Me alegro de que haya sido una lectura interesante a pesar de la vaguedad con la que plantee el tema.

    La cultura crea productos, así que es normal que esté instalada esta manera de crear y consumir como decís, de usar y tirar, por eso cuando una obra va más allá y se queda con uno genera un impacto imborrable.

    Es cierto que en tu blog exponés material que no es de renombre o sea tendencia, lo cuál siempre va a suponer un espacio de aire fresco. Pero yo soy joven, y estoy descubriendo a medida que escribo para el blog. Siento que a veces al partir de lo conocido y familiar se puede ir llegando a las obras de culto o más escondidas. Siento que me queda mucho para ir por esos derroteros, pero no es algo que me amargue ni mucho menos.

    Creo que hay blogueros que pretenden ser leídos, y otros que optan por ser más “de nicho”, formando una pequeña comunidad afín. En este post consideré ambos lados, especialmente pensando en blogs manganime (que es más probable que le presten atención a las temporadas).

    Me gusta mucho que comenten tochos, después de todo los blog son espacios de diálogo para mí, y la idea de esta entrada en concreto era ver las respuestas que podía generar.

    ¡Que tengas felices fiestas vos también! 😀

    Le gusta a 1 persona

  3. Muy bien redactado y ameno todo lo escrito, Fae 🙂 No te preocupes por ello, has mejorado con el paso del tiempo y los aportes de otros blogueros, de un youtuber al que mencionas y y otros twits más las imágenes hacen del tema que hablas muy agradable y se nota que hablas con propiedad y has investigado, cosa que me gustan de los blogs.

    Estoy de acuerdo en gran parte por todo lo que has dicho, y tú ya sabes mi opinión sobre toda la esfera que engloba el anime, el análisis de ellos, la masificación y popularización que ha habido con youtube, lo cuál es bueno porque acerca a más personas el anime y hay más posibilidades de que para los más fans de ésto, consigan productos sin tener que recurrir a comprar por páginas webs aponesas, y que se hagan más doblajes y más plataformas de streamings para que se consuma de forma legal, aunque aún con esas, si quieres ver algún anime, vas a tener que recurrir un poco a medios ”ilegales”, pero que realmente no afectan al mercado japonés.

    Yo con este tema doy para realizar una entrada tranquilamente en mi blog, que lo centré en manga y anime, quizás más por deber, y estoy ahí un poco meditando que hacer con él, aunque tenga cosas claras cómo tú sabes también, y probablemente lo haga más misceláneo. Yo seguí durante una época, de 4 a 5 años o 3, no recuerdo con exactitud el tiempo, con mi foro antiguo y tal, todos los animes de temporada y me tragaba de media 15 animes de temporada. Intentaba crear una guía de los animes de la temporada definiendo un poco lo que te ibas a encontrar en ella, aparte creaba contenido, creaba contenido, no impresiones finales de cada uno, pero podrían ser otras cosas, cómo análisis puntuales y estar al día para poder comentar los animes de la temporada. Vamos, con bastante profesionalidad y tal, ¿para qué? Para nada.

    Los consumidores son los que mandan y todos prefieren un medio audiovisual, porque las personas por lo general solemos ser vagas y buscamos lo más fácil, y es así, así que uno va a lo que dice una persona por youtube y la calidad de lo que dicen y la sabiduría y conocimiento de lo que dicen, me es bochornosa. Veo un vídeo de un o una youtuber español/a de anime que intenta abarcar toda la temporada, crear contenido y demás, y es que siento pena por el mismo, pero lo peor de todo no es él, si no las legiones de fans de estos youtubers y tal que no piensan y se creen y aprenden de una forma horrible de sus vídeos conceptos del anime y manga que yo en mis momentos del foro me pegué una puñetera paliza explicando y todo, y sin cobrar ni un duro.

    Así páginas webs como Koi-Nya, Blog is War, que creaban contenido entre muchos y eran profesionales y había calidad (Blog is War era de una persona solamente) fueron desapareciendo, este año cerraron ambas porque para qué tanto sacrificio y esfuerzo si uno tiene que comer y vivir. Luego fansubers que subtitulaban por amor al arte del inglés-japonés al español, que todo esto se fue al garete porque Crunchyroll se metió y demás plataformas de streaming, que absorbió a gran parte de éstos que subtitulaban de estos fansubs (y pasaron a cobrar algo de dinero supongo. Crunchyroll no son como estos fansubs que lo hacían por amor al arte como he dicho), y la calidad de los subtítulos puede ser incluso peor (algunas veces) que la de fansubs con renombre, que podría nombrar.

    En fin, muchísima frustración por mi parte, viendo lo que ha habido pasando con el paso de los años desde que me introducí de lleno en el mundo del manganime (allá por 2011-2012). Mi recomendación para estas personas que quieran hacer cosas por amor al arte, es que no se sacrifiquen ni se dejen el alma en ello y que busquen primero su futuro y tal, pero pocas personas hay (cómo yo) pienso, y menos mal, así que no habrá problema por ello.

    Nos leemos y demás, Fae. Me has dado idea de entrada para mi blog moribundo (?) ^^
    Espero que no se te haya hecho pesado este comentario ni tampoco a los que se pasen a leerme, pero tengo bastante frustración por mi parte, aunque es lo que toca…

    Hasta luego 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s